22 botellas de distintos tamaños


6 o 7 meses nos tomó llenar en casa estas 22 botellas de distintos tamaños, todas bien compactadas y al final un resultado que me sorprendió: solo eran 4.7 kilos de plástico, muchos, pero también muchos menos de lo que imaginaba, pero igual quedé contento por esta actividad sencilla que hoy sigo haciendo con varios sentimientos al tiempo: #preocupación porque la tarea es enorme, #escepticismo porque a mucha gente no le interesa en lo más mínimo y #esperanza porque a pesar de todo siempre he creído en que el cambio es posible… Al llenar esas botellas pensé mucho, intenté que mi esposa comprendiera lo que yo quería transmitirle a mis hijos, que no fuera sólo un objetivo mío, que ellos se vincularan también… Tuve éxito a veces, a veces me ignoraron con una sonrisa y yo simplemente seguí doblando plásticos y compactándolos con un palito… Hoy estoy feliz de haber logrado esto y decidido a seguir haciéndolo… También pensé mucho al comprar cada mercado, al empacarle la lonchera a mis hijos, al intentar recuperar cada empaque o cada bolsita (lavándola y secándola para luego meterla en su botella)… Pienso (sorprendido) ante la omnipresencia del plástico en nuestras vidas (casi todo está hecho de plástico y el plástico realmente NO es el mayor problema), pienso en lo innecesarios que son tantos empaques que protegen otros empaques que ya de por sí estaban bien empacados, en lo duraderos que son algunos plásticos (parecen indestructibles, especialmente los metalizados), pienso en el tiempo (años, décadas, generaciones, siglos) que esos residuos permanecerán en el planeta, pienso en Wall-e (el muñequito de Pixar) recogiendo lo que los humanos decidimos producir, consumir y descartar sin darle otros usos viables, residuos que pudimos haber transformado en otras cosas, dándoles un uso más sostenible… Es mucha cosa la que uno piensa cuando está simplemente llenando botellas, sin mucha prisa #UnDíaCualquiera… Seguro ustedes han escuchado que cuando hablan de #Sostenibilidad y #EconomíaCircular, mencionan un montón de R´s: Reutilizar, Reparar, Reducir, Reciclar, Repensar y otras más que pocas veces ponemos en práctica… No se cuál R sea más importante ni cuál vaya primero, pero al hacer este pequeño esfuerzo, sentí que le estaba agradeciendo a La Tierra por el privilegio de estar aquí, sentí que quizá estaba creando una idea de #Ecología y #Resistencia en mis hijos, en mi esposa, en la gente de mi familia o en los amigos y amigas que a veces vienen a nuestra casa y ven siempre la omnipresente botellita con el palito, sentí que quizá en nuestras próximas vacaciones iba a disfrutar de un mar o un río más limpios, sentí que lo siguiente que haré será #REDUCIR (no comprar paquetes que contienen más paquetes) y comenzar a #COMPOSTAR, haciendo de manera más cuidadosa la separación de residuos orgánicos e inorgánicos en casa… Sentí que aunque las compañías petroleras aumenten la producción de plástico (hecho de petróleo y sus subproductos), que aunque el sistema económico nos impulsa a comprar creyendo que así encontraremos el bienestar, que aunque algunos ignoren #EmergenciaClimática que vivimos, sentí que aún podemos intentarlo, que no es tarde, que #NuncaEsTarde cuando se trata de ayudar… Es cierto que #ElProblemaSomosNosotros y también que #podemosSerElCambio.

Gracias a Catalina Betancourt por estas fotos y más importante aún por habernos INSPIRADO a reciclar, a pasar de las palabras a la acción. Lo último es que hay muchos lugares donde reciben las botellas con plástico. Una opción es: BotellasDeAmorColombia pero hay muchas más. Es sino googlear, es sino decidirse.

FedericoRuiz.com -> 22 botellas de distintos tamaños

FedericoRuiz.com -> 22 botellas de distintos tamaños


Deja un comentario