Pistolitas de Papel, por Federico Ruiz

Un movimiento sencillo, un solo botón antes de disparar, un botón que te da el poder. Se trata de un botón que lo cambia todo, que cambia la velocidad, la sensibilidad, la luz. Un botón que te permite controlar lo que llaman “el triángulo fotográfico”. No es el único botón, pero es importante. Antes de disparar, pregúntate lo siguiente: En que modo está mi cámara? En modo P? En Modo S? En modo “Captar Sonrisa”? En modo “Inteligente”?

Antes de disparar yo haría un movimiento: la pondría en modo M. Al estar en Manual soy yo (y no la cámara) quien decide el diafragma, la velocidad y el Iso… En Modo M, soy yo quien decide:

Que tanta luz entra en mi foto

(A velocidad más lenta, más luz entra. A velocidad más alta, imagen más congelada. A velocidad más alta, más opciones de que quede oscura la imagen)…

Que tanta profundidad de campo se ve en la imagen

(A diafragma más abierto, más desenfoque atrás. A diafragma más abierto, menos velocidad necesito)…

Que textura tiene mi fotografía

(A Iso más alto, sensor más sensible y por ello menor necesidad de luz a la hora de hacer mis fotos… A Iso más alto, más granulada se ve la foto. A más granulada, menos realista… No siempre hay que ser realista)…

No quiero complicarlos con esto, porque en realidad la explicación tendría que ser bastante más científica. También porque a veces uno tiene suerte y la foto le sale en Automático o en P, o en S, o en Carita Feliz. Pero yo simplemente creo que es mejor decidir por uno mismo. Ese es el 5 tip y esa la invitación que les hago. Hagan un movimiento antes de disparar. Pongan la cámara en Modo M.