• Posted on December 22, 2009

Mi balance ojicuadrado 2 (la revancha de los nerds y Travel & Living edición Locombia)

Picture 2
Me gusta expresarme y para eso tengo la fotografía, mi blog, este espacio de Ojoscuadrados del que me siento orgulloso y la confianza de algunos blogs amigos. De eso quiero contarles en otro post, hablarles de viajes y de nerds tomando revancha, aclarando que – aunque algunos quieran creerlo así – ser nerd NUNCA estará de moda. Mi balance ojicuadrado 2:

3. La revancha de los nerds. Sigo siendo un amateur pero gané mi primer año dedicado oficialmente en la fotografía. Comenzar no es fácil pero disparé como loco, trasnoché como endemoniado bajando tutoriales y videos sobre Fotografía y programas de revelado, fotografié para Soho 4 operaciones en un día maratónico y hasta me le medí con mucho cariño a la fotoponchera de primeras comuniones, siempre contando con buena suerte y mucho apoyo: Juan Felipe Rubio y Alejo Cock estuvieron siempre (junto con Jorge, Yuranis, Carlitos, Carola, Pipe, Amalia, juanda  el marranito), Juliana Restrepo y Lina Lara en el Mamm, Aleja Q. en Soho, Pachito y Angie con sus ideas, Oscar Abril de Bacanik, los chicos de Telemedellín (Verito Valencia, Andrés Raigoza, Victor, Sebastián y Yan). Hice un Diplomado de Fotografía de moda en Yurupary, con Alberto Sierra, William Cruz Bermeo y Julian Restrepo, gente muy amable y muy profesional. Además, me dieron un premio del Ministerio de Cultura y pude comprarme nuevos equipos. De verdad me siento muy feliz: “se siguieron las indicaciones del profe”, se que el esfuerzo valió la pena y que vienen aún mejores cosas.

Picture 1

Picture 2

Picture 10

Picture 3

Picture 6

4. Travel & Living (edición Locombia). Viajé bastante, como tiene que ser. Primero al Rincón del mar con los amigos para tomarles foto para la revista “Ser hippies hoy”, en Cartagena encontramos la amabilidad y el cariño gourmet de Juan Pablo y Carmela, en San Carlos la parchamos con mi tío Héctor y su increíble buena onda a pesar de la cantaleta a mi primito Marcos, en La Guajira tuvimos el privilegio de conocer a Luis Matute y quedar con su recuerdo para siempre, hice una breve breve visita a la capital de nuestra republiqueta y allí tuve la insuperable compañía de Rubio y Pachito… Y para terminar este año, vamos a ir a Taganga a pasar el año nuevo viendo el mar. El plan es volver a Brasil a mitad de año y toca darle duro para que salga. Ahora que lo pienso ese es el único plan de mi vida y no está nada mal.

Picture 4

Picture 5

Picture 8

Picture 9

Hasta aquí esta secuela, esta continuación de mis simples aventuras. Finalmente, supongo que mañana, el final de mi balance ojicuadrado, protagonizando algunas historias de perdedores y varios días de furia.

  • Posted on August 18, 2009

. gente para siempre .

Al principio no quise interesarme porque supuse que él era algo así como un asesino de corales, una plaga ambiental, no lo se, algo así, pero yo estaba equivocado como tantas otras veces. Lo supe desde el primer momento, pero ahora lo siento aún más: a 1000 kilómetros de distancia, me entristece saber que quizá no vuelva a verlo, porque cada frase suya era divertida y sabia: nos contó que un día La Guajira estaba bajo el mar, que Alonso de Ojeda descubrió el Cabo de la vela, que hace tiempo quedaron atrás la bonanza marimbera y las pistas clandestinas, nos confesó que todo lo que tiene se lo ha dado el mar, que lo ha recogido muerto en la playa sin siquiera mojarse los dedos, que nunca fue a la escuela y que jamás quiso aprender Wayuu, nos habló sobre tiburones y nos hizo escuchar el sonido del mar en unos caracoles… Cómo olvidar sus ojos un poco nublados por la edad y las cataratas, cómo olvidar a alguien que te cuenta así su vida, la historia de sus hijos y de la única mujer que amó.

Él se llama Luis Matute y es una de esas personas que se quedan para siempre aunque ya no estemos más con ellas.


(Antes de despedirse, Luis nos pidió que algún día, no sabía cuándo, sería bonito recibir una de las fotos. Como tantas veces lo hemos hecho, Ángela y yo, vamos a regalársela. Ese es uno de esos compromisos con la vida que uno no olvida).