Postobón, una mañana recorriendo su planta de producción en Bello


Tratar de entender algunas cosas es parte de lo que yo hago, aunque a veces quedo sin saber nada. Por ejemplo NUNCA supe cuántos pasos di esa mañana. Caminé como loco, o mejor dicho caminé como siempre que tengo fotos, comenzando ese recorrido temprano y tomando la primera foto a las 5.37 a.m. La última fue a las 11.05 a.m. Tres horas y media para sollarme el lugar, para pillar el proceso. Seguro sabían que a mi me fascinan las plantas industriales. Son de mis lugares favoritos en el mundo. Hay algunas en donde la robotización es TAN EXTENSA que uno se queda pensando. En esta había bastante gente, pero bueno, no comparto esto para hacer apología de Postobón ni para hablar bien o mal de las gaseosas ni para decir que algunas son industria colombiana ni para hablar de su responsabilidad empresarial. Para eso ya invierten millones a través de sus iniciativas publicitarias. Voy simplemente a hablar de mi experiencia superficial, de las personas que vi ese día, madrugando en forma, teniendo reuniones de ventas con momentos de camaradería y risas, así como momentos de mucha tensión, porque esto de vender gaseosas es estar en medio de una guerra sin tregua, hablar de gente muy empeliculada en materia de investigación y desarrollo con un trabajo muy interesante (tratar de descifrar la próxima combinación de color y sabor que seduzca al mercado), de gente que SINCERAMENTE no entiendo cómo no se aburrían en trabajos absurdamente repetitivos dónde tener un momento de desconcentración puede afectar controles de calidad súper estrictos… De verdad hay gente para todo, para labores que uno NUNCA soportaría… Allí vi también un sistema de logística muy teso, donde a punta de análisis buscan cubrir cuadrantes, barrios, zonas, optimizar tiempos y dinero… Realmente bacano estar allá e intuir un poco sobre eso, estar allá y ver el desfile interminable de botellas: en montacargas, en carros, en camiones, en bandas transportadoras, en máquinas envasadoras… En fin… Aquí publico algunas imágenes que supongo no comprometerán las normas de confidencialidad de esa empresa. Muy chévere estar allá. Una experiencia fascinante pasar aunque sea solo una mañana para ver lo que hacen. Esto es parte de lo que yo hago: #fotografia #corporativa para #Postobon en su #planta de #producción en #Bello, #Antioquia. Pd. Para la próxima me llevo un odómetro. Así al menos salgo de la duda en cuánto al número de pasos que doy. :)

Postobón, su planta de producción en Bello. Fotografía corporativa, por FedericoRuiz.com

Postobón, su planta de producción en Bello. Fotografía corporativa, por FedericoRuiz.com

Postobón, su planta de producción en Bello. Fotografía corporativa, por FedericoRuiz.com

Postobón, su planta de producción en Bello. Fotografía corporativa, por FedericoRuiz.com

Postobón, su planta de producción en Bello. Fotografía corporativa, por FedericoRuiz.com

Postobón, su planta de producción en Bello. Fotografía corporativa, por FedericoRuiz.com

Medellín, 2017.


Comentarios (1)

  1. Elsa

    En Colombia poco a poco las empresas han ido comprendiendo la importancia de documentar sus procesos de manera profesional. Son fotos para la historia. La primera es la que más me gusta: condensa el esfuerzo dentro y fuera de la fábrica para mantener vivo un producto que está muriendo.

    Responder